La digitalización, del boca a boca al like for like

La digitalización ha llegado para quedarse, nos ha cambiado la vida, la forma de conectarnos, de hablarnos y ha supuesto una revolución tecnológica para la pequeña y mediana empresa, que ha pasado de la “Cero Digitalización”, a la adaptación total del negocio en la era digital del 0% a la adaptación total en la era digital. 

Marketing offline VS Marketing Digital

Las empresas, antes de la era de la digitalización, deben sus ventas al marketing “boca a boca”, una técnica que ayudaba a conocer los servicios o productos aprovechando el canal más potente en el momento: las conversaciones entre personas de su entorno (vecinos, amigos y clientes). Una táctica cuyo resultado era beneficioso para la empresa, ya que sus productos, servicios y cualidades traspasaban de persona en persona ampliando la cartera de clientes. Una estrategia efectiva en una época analógica.

La era 0% digital, empieza a desvanecerse, cuando el 12 de marzo de 1989, día mundialmente conocido como: “El nacimiento de Internet”, se crea la WORLD WIDE WEB o red informática mundial, a partir de ese momento, empieza el verdadero cambio. Una revolución tecnológica que avanza hasta la actualidad, la evolución del llamado “boca a boca” a lo que en el siglo XXI denominamos “like for like”. 

Y es que la digitalización se ha integrado en nuestro entorno, nuestras vidas, nuestro día a día y sobre todo en nuestras empresas, que han tenido que adaptarse y sumarse a esta ola digital. En un primer momento, a la pequeña y mediana empresa le surge lo que se denomina como “miedo al cambio”, una situación que alteraba a los empresarios y empresarias ya que se encontraban en un lugar de confort, en el que realizaban sus ventas y tenían a sus clientes, pero entonces es cuando caen en la cuenta que la competencia comienza a elevarse y a desarrollarse a través de la utilización de  las nuevas tecnologías.

En ese momento se comienza a hablar de posicionamiento, target y contenido de valor.

¿Qué preguntas se hace un emprendedor?

Como resultado aparecen lo que yo denomino las tres preguntas que debería hacerse todo emprendedor: 

 

  • ¿Cuál es mi público objetivo?, 
  • ¿Qué voy a aportar de innovador?
  • ¿Por qué yo y no la competencia? 

La consecuencia de plantearse este tipo de preguntas es que las empresas comienzan a entender que se deben enfocar en el tipo de clientes al que se quiere llegar, que se debe posicionar una marca y que hay que definir el tipo de contenido de valor que quieren transmitir.

Y de esos tres puntos anteriores que hemos mencionado, nace el marketing digital, una herramienta para impulsar cualquier estrategia de una empresa. 

Una buena estrategia siempre comienza con una buena difusión y ahí le llega el turno a “Internet”, un nuevo canal  donde compartir información, contenidos, fotos y vídeos a través de diferentes plataformas.

Es por el que las empresas comienzan a posicionar las marcas y sus productos o servicios a través de páginas web, publicidad, mailing  y Redes Sociales. 

Y todo esto en un solo canal, “Internet”.

Diferencia existentes entre buyer persona y target

Cuando hablamos del target hacemos alusión al universo compuesto por la totalidad del público objetivo que ha sido identificado por una marca. El cual está compuesto, a su vez, por personas que, de modo general, presentan rasgos o características similares, como la edad, el sexo, la ubicación geográfica o el poder adquisitivo. Sin embargo, para su definición no se tienen en cuenta las necesidades puntuales de cada una de ellas. Este punto dificulta la creación de contenidos o productos más personalizados, capaces de conectar mejor con las preferencias informativas de un determinado grupo de usuarios definidos con antelación.

Con el target se trata de atraer tráfico de calidad e incrementar las tasas de conversión, según el segmento de público identificado. En cambio, cuando el proceso se centra en el buyer persona el objetivo es encontrar, dentro de los diferentes segmentos de público definidos en la organización, aquellas personas que presentan la problemática o la necesidad a la cual se le está ofreciendo una solución. 

De manera general, con la figura del buyer persona se tienen en cuenta a todos aquellos posibles clientes que comparten el mismo problema. Pero el target, al enfocarse a un segmento de público determinado, no aprovecha al máximo las estrategias definidas. 

Comienza la digitalización con el «like for like»

Las empresas crean contenido de valor en sus diferentes plataformas, para que los usuarios puedan compartir, “dar like” e intercambiar contenidos. 

De esta manera se da a conocer la marca y los productos de la pequeña y mediana empresa. En ese momento, entran en acción las Redes Sociales, una herramienta que nos permite interactuar con los usuarios, saber lo que necesitan, lo que les gusta y lo que están dispuestos a compartir. Esta es la mejor forma de conocer la demanda del mercado y adaptar nuestros productos para tener una mejor cartera de clientes.

Actualmente más de 3.800 millones de personas en todo el mundo están conectadas al mundo virtual, conociendo esta información, una empresa sabe que debe estar online y darse a conocer a través de esta plataforma. 

Las Redes Sociales son el impulso a una empresa digital, ayudan a aumentar el tráfico web, dan a conocer tu marca, generan nuevas conexiones y aumentan las ventas. Con estas herramientas estás más cerca del usuario, te pueden solicitar productos por mensaje directo (DM), pueden hacer reservas a empresas de restauración, darte un feedback, compartir tu contenido y así aumentar tu clientes.

En el siglo XXI toda empresa debe innovar, crear su marca propia, hacer un producto que sea único y generar contenido de valor, porque la revolución digital exige una transformación continua y profunda en empresas y autónomos, utilizando todas las herramientas digitales posibles para su adaptación a esta nueva realidad. Una realidad que ha llegado para quedarse y evolucionar con la sociedad.

Después de esta peculiar situación que está sucediendo en el mundo, debemos saber que durante estos meses que han pasado, se han incrementado las ventas a nivel online, la pequeña y mediana empresa ha tenido que adaptarse y comenzar a mostrar y vender sus productos en el entorno digital.

Ejemplo de digitalización forzada en tiempos de crisis

Un ejemplo de éxito, han sido los pequeños agricultores, que en esta crisis sanitaria se han sumado a las Redes Sociales, para saber qué necesitaban los usuarios y cómo podían resolver esta demanda, junto a ellos también se han adaptado los profesionales deportivos, dando clases online y adaptando tu rutina de deporte del gimnasio a casa. Estamos en continuo cambio, en continuo movimiento y no podemos darle la espalda a una sociedad que se está digitalizando. 

Hemos comprobado que en muchos puestos de trabajo se puede teletrabajar, que gracias a internet podemos estar cerca aunque estemos físicamente separados, podemos mandar besos virtuales a nuestra familia que hace meses que no vemos, nos pueden ver sonreír y comprobar que estamos bien y sobre todo podemos acercarnos a la sociedad con nuestros productos y nuestras marcas, haciendo y creando un mundo más unido a través de una pantalla. Nunca lo hubiéramos imaginado. El ser humano se adapta y evoluciona, y con nosotros deben evolucionar nuestras empresas, para estar más cerca, para ser mejores y para avanzar juntos. 

La digitalización es un trampolín para el crecimiento de las empresas. Sólo tienes que subir, escuchar a tus usuarios y fluir. Es en ese momento, cuando comienza nuestro ansiado Like for Like. 

“Estamos dentro y somos digitales”

¿Estamos en contacto?

Recibe información y recursos de Olympo Boxes