Digitalizar la relación entre colegios y familias, la innovadora propuesta de una startup tinerfeña

Digitalizar la relación entre colegios y familias, la innovadora propuesta de una startup tinerfeña

Fecha: 23/05/22

Medio: atlanticohoy.com

La comunicación entre centros escolares y familias se ha traspasado a las pantallas, una ventaja que la startup tinerfeña Palapala ha aprovechado, creando una aplicación que potencia esta relación, con especial atención en la protección de datos

Lo que antes era una circular, un papel para firmar arrugado en una mochila- quizás con la cuenta del comedor o la información de una futura excursión-, es hoy una notificación en el móvil. Las colas de padres en los pasillos de los colegios para reunirse con los tutores de sus hijos hoy son videollamadas y las cuotas de pago, son automáticas. La comunicación entre centros escolares y familias se ha traspasado a las pantallas, una ventaja que la startup tinerfeña Palapala ha aprovechado, creando una aplicación que potencia esta relación, con especial atención en la protección de datos.

Palapala es un modelo de pago, pero también una red social. Las familias están más cerca de las actividades del colegio: un festejo como el Día de Canarias, una excursión o una circular informativa por parte del centro ya no es un papel impreso que llega a los padres a través de una mochila o un email, ahora lo hace mediante una notificación directamente al móvil. “Vimos que no había una forma eficiente de comunicarse con las familias”, explica Francisco Rodas, CEO de Palapala, quien a través de otra empresa matriz que ya trabajaba con colegios, vivió en su propia carne lo tedioso de los permisos y pagos con las familias.

Banco y red social
Como en todo hoy en día, la solución fue una aplicación. Por una parte es un banco que agiliza y automatiza las facturas de las familias; Rodas lo ejemplifica como la suscripción a Netflix. Es decir, un modelo de gestión económica de todos los pagos de la familia. No se trata de digitalizar la educación en las aulas mediante el e-learning (educación en línea) como se ha fomentado tras la pandemia. Es la digitalización del trabajo de los centros y educadores más allá de los libros. Son los pagos del comedor, las excursiones, viajes de fin de curso, las fotos anuales, y otros gastos, los protagonistas de esta aplicación.

Pero Palapala también tiene otra utilidad, más enfocada en la comunicación de las actividades del centro, más visual, “al estilo Instagram”, que se ha convertido en una red social para las familias. “La app es muy atractiva visualmente y permite que los docentes puedan publicar contenido desde su teléfono como excursiones o actividades en clase”, explica el CEO.

Estas utilidades llegaron con el paso de los meses. Primero empezaron con las autorizaciones digitales y las circulares informativas justo en marzo de 2020, en el empezar de la pandemia y del boom de la tecnología en la educación. “Ahora se ha convertido en un gestor muy potente para los centros, donde pueden tener las fichas de las familias actualizadas, un gestor del alumnado y de las familias, circulares tipo encuestas o chats con un componente adaptado”, enumera Rodas.

Proteger los datos
Pero la protección de datos es sin duda la gran bandera de Palapala. Sí, la aplicación es gratuita, pero a diferencia del modelo de negocio de otras empresas como Google, su fin no es la venta de datos, un hecho que a la hora de hablar de menores es especialmente relevante. Su sustento viene a través de las comisiones de los pagos. “Hablamos de céntimos”, comenta el CEO, quien también explica que el precio se elige por acuerdo en los consejos escolares.

“Un centro no debería estar usando Telegram, Whatsapp o una app genérica”, denuncia. No titubea al criticar la decisión de la Consejería de Educación a la hora de firmar un acuerdo con Google para el uso del servicio G Suite Educativo. “No nos podemos olvidar de que Google es una multinacional que no está haciendo una labor social, sino que es una empresa, cuyo modelo respalda la venta de datos a terceros”, explica Rodas.

El acuerdo del que habla se firmó a finales de 2020, queriendo dar respuesta a las necesidades de digitalizar la educación que trajo la pandemia. En el propio documento de consentimiento que debían firmar los padres especificaba que uno de los fines del acuerdo era “la gestión de la información y del conocimiento generado por las personas usuarias, de forma individual o colectiva en los entornos web educativos”. Pero sobre el tiempo que permanecerán esos datos en la empresa solo dice que “se conservarán durante el tiempo necesario para cumplir con la finalidad para la que se recabaron y para determinar las posibles responsabilidades que se pudieran derivar de dicha finalidad y del tratamiento de datos”. Añade que antes de eliminar los datos, “se realizará un estudio de valoración documental para analizar el posible valor informativo de investigación e histórico.

En casa de herrero
“Estamos en contra de que todo lo que se construya se haga para espiar al usuario y que el fin de las aplicaciones no sea el que la gente piensa que es. Realmente vivimos en un mundo donde las herramientas están enmascaradas”, critica. Ante ello y la desición de recurrir a Google, desde Palapala han pedido negociar con la Consejería para que usen también su aplicación, pero explican que, por el momento, no han conseguido agendar una cita.

Sin embargo, ya están en negociaciones con otras comunidades, aunque no dan nombres todavía, para usar la aplicación. «El I+D en Canarias es viable y no necesariamente tenemos que consumir producto de fuera. Tenemos un sector tecnológico que podemos incentivar», defiende. Con esta apertura extraregional quieren doblar el número de centros educactivos, entre colegios y escuelas infantiles. Por el momento, son 150 los centros los que tienen incorporado este sistema, pero en septiembre, todo parece indicar que alcanzará los 300.

Palapala formó parte de la aceleradora de startup tecnológicas Olympo Boxes, de la Cámara de Comercio de Santa Cruz de Tenerife. También resultó ganadora del premio Cajasiete a la mejor startup en un evento de la propia Cámara. Asimismo, ha recibido financiación a través de Sodecan para el impulso del proyecto.