¿Cuáles son las diferencias entre una startup y una empresa?

¿Cuáles son las diferencias entre una startup y una empresa?

Durante los últimos años, el término startup ha experimentado un crecimiento sin precedentes. Convirtiéndose en uno de los conceptos más arraigados en el entorno de la emprendeduría. En un contexto dominado por economías centradas en tecnologías emergentes como el actual, este vocablo ha comenzado a utilizarse de manera indiscriminada con organizaciones profesionales de características muy dispares entre sí.

Desde Olympo Boxes, conscientes del desconcierto que generan algunas de las terminologías más habituales que se producen en el entorno de la emprendeduría, te contamos cuáles son las principales diferencias entre una startup y una empresa tradicional.

¿Qué es una startup?

Mediante el término de startup hacemos referencia a una empresa emergente con un carácter innovador, una ventaja competitiva sostenible y que cuenta con un gran potencial de crecimiento. Por lo tanto, la principal diferencia a la hora de utilizar ambos términos es su carácter innovador lo que estará relacionado con su capacidad de crecimiento. 

Su capacidad de crecimiento está vinculada a su nivel de escalabilidad. El nivel de escalabilidad viene marcado por el desarrollo del modelo de negocio y su capacidad de expansión en mercados. Estas son las características principales que definen a estas organizaciones.

Una startup suele tener un crecimiento que le permite multiplicar su volumen de negocio entre tres y cinco veces en un mismo año. Sin duda, un alcance imposible para cualquier otra empresa de dimensiones diferentes.

Como ya hemos mencionado en la introducción, también conviene mencionar que las startups tienen un importante impacto en el ámbito de empresas emergentes. Por naturaleza, este tipo de compañías emergentes están orientadas hacia las nuevas fórmulas y áreas de negocio que se basan en la tecnología como su principal ingrediente.

La financiación de las startups

Uno de los principales desafíos a los que se enfrentan todos los emprendedores de nuestro país es lo relacionado con la financiación. Si existe un elemento que ha provocado que las startups se hayan convertido en uno de los modelos de negocio de mayor repercusión es su capacidad para levantar amplias rondas de financiación que les permiten imprimir el volumen de oxígeno necesario como para seguir desarrollando su proyecto hasta que consiguen ser escalables.

No obstante, alcanzar esta financiación no es una tarea sencilla. En algunos casos, es el principal escollo para asegurar la viabilidad de un proyecto. En la busqueda de financiación es que es tan importante tener un buen producto, como saber comunicarlo a la perfección.

Desde Olympo Boxes, como una de las aceleradoras de startups de referencia de las Islas Canarias, hemos logrado que más de 35 startups validen su modelo de negocio y ejecuten un plan de desarrollo de cliente facilitando que las fases iniciales de lanzamiento de sus productos y servicios al mercado sea un éxito. La acelera defiende su filosofía que primero se consiguen los clientes y luego conseguirás la financiación. Con una tasa de supervivencia de un 80%, nos hemos convertido en una de las aceleradoras expertas en asegurar la viabilidad de los proyectos que seleccionamos para nuestra fase final.

Startup vs empresa

  • Un rápido crecimiento: Como ya hemos mencionado previamente, una de las principales características que definen a una startup es su rápido crecimiento en el mercado. 
  • La visión de la startup: La visión de la startup también cuenta con importantes diferencias con respecto a la de la empresa convencional. La visión con la que comienza una startup es la de cambiar el mundo a través de su proyecto. Es decir, resolver problemas reales o satisfacer necesidades de nuestro día a día de una forma única y novedosa aportando un alto valor al cliente. Las empresas tradicionales se fundamentan en su capacidad para generar beneficios.
  • El mercado: Mientras que una empresa se centra en un mercado muy localizado, en las startup no ocurre lo mismo. Las startup nacen con una visión global, se focalizan desde un principio en un ámbito internacional.

Un modelo de negocio escalable: Al contrario de lo que ocurre en el desarrollo económico de una empresa tradicional, las startups cuentan con modelos de negocio que son capaces de aumentar los ingreso, sin que aumenten los costes en la misma proporción.

En Olympo Boxes se abre el plazo de inscripción anualmente para acoger nuevos proyectos. Siempre estamos en la búsqueda de nuevos proyectos apasionantes que tengan tantas ganas de cambiar el mundo como nosotros. ¿Tienes un proyecto? ¡regístrate como suscriptor y te informaremos de la próxima apertura! 😉