Emprendedor no hay camino, se hace camino al innovar

Hoy contar con la innovación, la creatividad y el desarrollo del i+D+I es la llave para el éxito en cualquier PYME.

¿Qué es la innovación?

Se pueden escuchar y conocer muchas definiciones de Innovación, ya que es un concepto amplio que estamos integrando en nuestra sociedad hace apenas unos años. Algunos expertos aseguran que es la transformación de conocimiento en riqueza, otros afirman que es la introducción en el mercado de un producto mejorado y se puede definir también como progreso.

En definitiva Innovar, es cambiar, modificar y la puerta de comienzo para crear algo nuevo y sus factores claves son el talento y la transferencia de conocimiento.

Generalmente asociamos innovación y tecnología, porque son dos conceptos que van de la mano. Cuando queremos desarrollar algo nuevo la tecnología es quién nos permite mejorarlo, porque en el siglo XXI nos caracterizamos por ser una sociedad conectada y digital, por lo tanto, es la herramienta que nos ayuda con un proyecto innovador.

Cuando utilizamos la palabra innovación en un proyecto, este ha debido pasar por una evolución de desarrollo:

– Diseño de Modelo de negocio.

– Generación de producto o servicio.

– Comparación de competencias en el mercado.

– Validación de hipótesis de demandas de los clientes.

– Aplicación de la Innovación en el Modelo de negocio.

– Validar la monetización del modelo de negocio.

– Escalar el modelo de negocio.

La innovación es un cambio de comportamiento

Los pequeños cambios son innovación, y producen un incremento en las ventas de forma instantánea. Salvo alguna excepción, las empresas que están triunfando no ofrecen un nuevo producto o servicio, al contrario, cogen un producto/servicio ya existente y le realizan un pequeño cambio.

Por ejemplo: el servicio de alojamiento o de transporte ya existía, pero llegaron empresas como AirBNB y Cabify realizando un pequeño cambio de planteamiento y de diseño para cambiar el comportamiento de las personas.

Cuando nos referimos al cambio de comportamiento en las personas, hablamos de buscar facilidades. Si nos surge la necesidad de desplazarnos, buscamos un servicio de taxi, pero si analizamos ese servicio, buscamos los aspectos que podemos optimizar, realizamos esos cambios y facilitamos la modalidad de reserva por ejemplo, a través de una app que geolocaliza al usuario, está claro que vamos a elegir la segunda opción, ya que como seres humanos siempre vamos a decidirnos por la opción que nos aporte más satisfacción y bienestar en nuestra vida.

Para innovar con éxito hay que conocer el comportamiento humano y buscar siempre opciones de mejora de procesos para el bienestar tanto del individuo como del colectivo.

Siempre hay tiempo para soñar

Teniendo en cuenta lo anterior, la innovación es una nueva disciplina que está cambiando la forma en la que atacamos problemas sociales y de negocio y con ella nace el Design Thinking, un método para generar nuevas ideas que se centra en entender y dar solución a problemas reales de los usuarios. Esta disciplina se enfoca en tres grandes rasgos: hacer coincidir las necesidades de las personas, utilizar una tecnología factible y desarrollar una estrategia viable de negocio para convertirla en valor para el cliente.

Para poner en práctica el Design Thinking hay que generar empatía, es decir, comprender los problemas y deseos de los usuarios para poder satisfacerlos, aplicar el trabajo en equipo ya que es primordial para la generación de ideas y transferencia de conocimiento y la generación de prototipos porque las soluciones se desarrollan utilizando la prueba y el error, porque toda idea hay que validarla para que sea correcta.

Por lo tanto, llegamos a la conclusión que Innovar es soñar con cambiar el mundo. Siempre queremos vivir en un mundo mejor, más adaptado, más sostenible y más cómodo. La innovación es creatividad, desarrollar ideas para cambiar productos o servicios que ya existen y adaptarlos a nuestro bienestar. Porque la mayor innovación es mejorar lo que ya tenemos y no únicamente crear un nuevo servicio o producto.

Su fin es mejorar la vida de las personas, es cambio, creatividad y progreso, un cambio de perspectiva y de comportamiento y una búsqueda activa para encontrar la fuente de la felicidad del ser humano. Con la innovación y nuestra creatividad, podemos soñar y cambiar el mundo.

¿Y tú, cómo mejorarías la vida de las personas?

¿Estamos en contacto?

Recibe información y recursos de Olympo Boxes